Receta jabón exfoliante casero

    ¿Te gustaría hacer tus propios jabones? ¿Y que además fuesen naturales y beneficiarte de las múltiples propiedades que ofrecen? Pues coge papel y lápiz, que hoy te damos una receta fácil y sencilla para elaborar tu propio jabón exfoliante.

¿QUÉ NECESITAMOS?

     Para empezar, necesitaremos esponja de lufa, que podremos adquirir en múltiples lugares que tenemos al lado de casa (bazares, supermercados, herbolarios, parafarmacias, etc.). Otra opción sería plantar las calabazas de las que se obtiene la esponja de lufa, pero esto ya requiere de tiempo, espacio y mucha mano con las plantas, quizás sea más fácil comprarla…

jabón exfoliante

    Además necesitaremos jabón de gliceria para fundir, la cantidad dependerá de cuantos jabones decidamos hacer. Los jabones que nos encontramos a la venta normalmente suelen pesar unos 100 gramos, aunque también los hay de 75 gramos. Muchas veces el peso de nuestro jabón dependerá del molde que hayamos elegido, es por eso que no vamos a dar una cantidad exacta de jabón de glicerina.

    Si gustas puedes utilizar colorantes; los hay específicos para realizar jabón y también están los conocidos colorantes alimentarios, según elijas unos u otros obtendrás resultados diferentes, al igual que la cantidad de colorante que utilices te dará un resultado final distinto. Nosotros te animamos a que experimentes ¡y seas atrevido/a!

    Otro ingrediente opcional en esta receta sería algún aceite esencial, con el olor que más os agrade o con las propiedades que os vengan mejor para el cuidado de vuestra piel. Por poner algunos ejemplos podríamos nombrar: aceite de limón, de árbol de té, de argán, de rosa mosqueta…

    Existe, dentro de este punto, otra posibilidad, la de utilizar esencias en lugar de aceites. La diferencia está en que las esencias solo aportan olor a nuestro jabón, sin propiedades de ningún tipo, al contrario de los aceites esenciales. Cuantas veces hemos perdido la cabeza por un jabón con un olor delicioso, o que nos recuerde a nuestra infancia, ¿Por qué no ponerle ese olor que tanto nos gusta a nuestro jabón? Siempre podremos ajustarnos a las necesidades que esperamos cubrir con el jabón, al presupuesto o simplemente a las preferencias de cada uno para personalizar este jabón exfoliante con el amplio abanico de posibilidades que ofrece esta receta.

    Ya para ir terminando la lista de “ingredientes” vamos a poner un pequeño cordel, de algodón o cualquier otro material que soporte bien la humedad. También nos valdrá una tira de lazo lo suficientemente resistente, que además nos va a servir para darle un toque decorativo. La función básica de este elemento será de la realizar un asa por el que colgar nuestro jabón cuando no lo estemos utilizando y que al mismo tiempo nos sirva de elemento de sujeción y seguridad mientras lo usamos evitando que se nos escape de la mano.

    Bueno, ya tenemos todo lo necesario para realizar este maravilloso jabón exfoliante que va a ayudarnos a tener una piel suave y luminosa, ahora solo nos faltan unas cosillas de nada que seguro encontraremos por casa, ¡a buscar se ha dicho!

    Primero, un molde; nos va a valer cualquiera que sea fácil de desmoldar y que tenga una forma que nos guste. No os compliquéis demasiado, los más que de sobra conocidos moldes de silicona que se utilizan para repostería nos vendrán fenomenal y su precio es muy asequible, así que yo me decantaría por estos sin dudarlo (y por que los hay de mil formas súper bonitas, claro). Otra cosa que vamos a necesitar es un bol, jarra, cazo… en resumen, un recipiente que podamos llevar al microondas para fundir el jabón de glicerina y algo que nos sirva de espátula para empujar el jabón una vez fundido (hay que aprovechar el material, no seáis derrochones…). Si sois aficionados a las manualidades quizás tengáis por algún lugar de vuestro taller algo que os sirva para esta función.

    Y si queréis darle un acabado perfecto a vuestros jabones, apuntad en la lista de básicos un bote de spray con alcohol de 96% para rociar un par de pulsaciones sobre los jabones cuando vertamos el jabón fundido sobre los moldes y eliminar las burbujas que a veces se forman en la superficie.

¿CÓMO PREPARAR UN JABÓN EXFOLIANTE?
jabon exfoliante

 A continuación os dejamos el paso a paso, esperamos que os animéis a fabricar vuestros propios jabones y nos contéis que tal la experiencia. ¡Ánimo!

  • Trocear el jabón de glicerina para fundir y llevarlo al microondas dentro de un recipiente preparado para microondas. Os recomendamos que calentéis el jabón poco a poco, empezad por un minuto y revolver, volver a calentar de 30 en 30 segundos y revolver hasta que veáis que todo está perfectamente fundido.
  • Es el momento de añadir los colorantes y/o aceites esenciales que hayamos elegido. Recordad que hay que ir añadiendo ingrediente por ingrediente y remover muy bien antes de empezar a añadir el siguiente.
  • Ya tenemos el jabón preparado para verterlo en el molde que hemos elegido; ahora toca cortar un trozo de esponja de lufa (debe estar seca para poder meterla en el jabón, lo más recomendable es que no la mojéis para nada). Debéis fijaros en la altura del molde y no pasaros de esta, lo mejor es que cortéis la esponja como mínimo 1 centímetro más pequeña que la altura del molde para asegurarnos que el jabón la cubre y queda perfecto.
  • Una vez tenemos la esponja colocada en el molde, pondremos el cordel dándole forma de asa.
  • ¡Ahora sí! Es hora de volcar el jabón en el molde. Echad con cuidado para que no os desborde. Y si queréis podéis rociar un par de pulsaciones de spray de alcohol de 96% sobre el jabón, de este modo conseguiremos que las burbujas que muchas veces se forman, se rompan y no afeen el terminado.
  • Pasadas como mínimo 4 horas, comprobad si el jabón esta completamente sólido y proceded a desmoldar. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño del jabón, más tiempo necesitará para secar.
  • Ya sólo queda que disfrutéis del maravilloso jabón natural que acabáis de fabricar con vuestras increíbles manos y compartáis vuestra experiencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *