Presoterapia contra la celulitis.

   Hemos visto ya algunos de los beneficios de la presoterapia, pero quizás el más buscado por miles de mujeres, y cada vez más hombres, es emplear presoterapia contra la celulitis. Se trata de un problema que modifica el contorno, causa molestias y afecta a la estima de quien la padece, que es más del 95% de las mujeres, no sólo las personas obesas tienen problemas de celulitis. Esos cúmulos grasos nos impiden vernos completamente guapas, y más en la época del año que tenemos que lucir tipo, playas, piscinas, celebraciones en las que vestimos algún modelo corto, etc.

presoterapia contra la celulitis    Aquellos tratamientos estéticos que no requieren cirugía, y en general, los no invasivos como es el caso de la presoterapia, sin apenas contraindicaciones o efectos secundarios, son una gran opción para mejorar nuestra imagen y conseguirán hacernos sentir un poquito mejor.

   Veíamos en otro punto, que la celulitis es una patología que combina la acumulación de grasa, líquido retenido y ciertas toxinas, dando lugar a los nódulos que se observan en la piel y que se muestran con la tan odiosa apariencia de “piel de naranja”. Pues bien, un tratamiento de presoterapia lo emplearemos para estimular el flujo linfático a través de los vasos linfáticos hasta llegar a los canales de desecho, consiguiendo así una mejor expulsión del material que forma el nódulo característico de la celulitis.

    Pero ¿cómo se forma la celulitis? quizás despejando esta duda nos quede más clara la utilidad de la presoterapia contra la celulitis.

    Según diversos especialistas, en la formación de celulitis se pueden diferenciar cinco etapas:

  1. En el inicio, dónde es imposible de diagnosticar y por lo tanto poner algún tipo de tratamiento al respecto, se produce un ralentizamiento de la circulación linfática y venosa, así pues los vasos se dilatan y la sangre permanece en estos conductos más tiempo.
  2. Por esta dilatación de los vasos sanguíneos, tanto las paredes de estos como de los conductos linfáticos se hacen más permeables, permiendo la salida de líquido al exterior.
  3. Al salir este líquido, se produce una inundación de un espacio que no estaba preparado para esto, aparte de una cadena de reacciones químicas, lo que obstaculiza la nutrición de las células grasas que se encuentran en la zona. Este líquido se transforma en una sustancia espesa que dificultará más el intercambio de nutrientes. Estas células se hipertrofian creciendo en tamaño, llegando en algunos casos a romperse, vertiendo al exterior la grasa acumulada y las toxinas.
  4. Con el paso del tiempo, se formarán estructuras fibrosas que dificultan más el intercambio nutricional entre las células y los vasos. Aquí ya se puede apreciar el típico aspecto de la celulitis, como es el acolchado tipo “piel de naranja”, aparte que la comprensión de terminaciones nerviosas resultará dolorosa.
  5. Esta última etapa se caracteriza por una evolución del punto anterior, es decir, un avance de la fibrosis, comprimiendo nervios, vasos sanguíneos, linfáticos y células, que resultarán macronódulos que se pueden notar al tocar una zona celulítica.

   Entendiendo un poco lo anteriormente narrado, llegamos a la idea de lo satisfactorio que resulta un tratamiento de presoterapia contra la celulitis. Una vez desprendida la carga de las células adiposapresoterapia contra celulitiss, el efecto oleaje de las botas, estimula de manera directa la circulación de la linfa, ayudando así a la expulsión de los líquidos, grasas y toxinas no deseadas.

   Cabe recordar también que los efectos de un tratamiento de presoterapia no son eternos. Es necesario programar un número mínimo de sesiones y repetirlas cuando vuelva a ser necesario. Una buena alimentación, ejercico regular y la ingesta de bastante agua, ayudarán a que consigamos los resultados deseados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *