Caminar, de los deportes más sanos

     Andar es sano, realmente se trata de una de las mejores actividades físicas que podemos desarrollar, ya sea por la fácil adaptación a nuestra condición física o edad, o por la baja agresión a nuestras articulaciones cómo pasaría con otros deportes más exigentes. Os mostraremos algunos beneficios de algo tan sencillo y barato como caminar.

    Es sabido que hay dos grupos de ejercicios bien diferenciados, la actividad aeróbica y los ejercicios anaeróbicos.

    Dentro del primer grupo englobaremos aquellas actividades de baja o media intensidad y con algo de duración, en las que nuestro cuerpo obtiene la energía necesaria de nuestros almacenes de hidratos y grasas. Este proceso se obtiene con la necesidad del oxígeno, de ahí lo de aeróbico. Ejemplos de actividades aeróbicas serían caminar, nadar, correr a ritmo suave, montar en bicicleta, etc. Con ellos conseguiremos fortalecer nuestro sistema respiratorio y todo lo relacionado con el sistema circulatorio.

    Por otro lado, se encuentran los ejercicios con una intensidad alta y en un breve espacio de tiempo. El oxígeno no forma parte en la obtención de energía, que se extrae sobre todo de la glucosa. Ejemplos de actividad anaeróbica sería el mundo de las pesas, pruebas de velocidad y en general cualquier deporte “explosivo” que requiera de un gran esfuerzo en poco tiempo. Con estos ejercicios ganaremos musculación y tonificación. caminar

     Visto esto, entenderemos que caminar se trata de una actividad aeróbica, será estupendo para todo lo relacionado con el corazón, incluyendo problemas de colesterol, hipertensión. Cualquier cardiólogo nos recomendará, cómo inicio de una actividad física, echarnos a andar.

     Por otro lado, a la hora de perder peso es un estupendo aliado. Muchos creen que simplemente caminando apenas se queman calorías, craso error. Se estima que cualquier persona que camine a un ritmo moderado durante una hora, puede quemar alrededor de 300 kcal. Y eso que se trata de un ejercicio suave, no requiere de grandes esfuerzos, si aumentamos el ritmo seguro que mejoran estos datos.

     Sería conveniente repetir las salidas al menos 3 o 4 veces por semana y nunca con una duración inferior a los 40 minutos. También podemos, en caso de que así lo deseemos, compartir esta afición con algún amigo o familiar, ya que se trata de un deporte social y muy adecuado para disfrutar en compañía. Un poco de música o nuestra mascota tampoco serán malos aliados a la hora de ponernos en marcha.

    Otro de las ventajas de caminar, es que tonificaremos nuestras piernas y activaremos la circulación y el flujo linfático. Así pues, si sufrimos de las antiestéticas varices o de celulitis, estás de enhorabuena.

   Como beneficio emocional, decir que caminar o correr, está más que comprobado su efectividad a la hora de reducir situaciones de estrés, tensión y que nos deja con una sensación de bienestar digna del mejor spa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *