Beneficios de comer despacio.

    Vemos día tras día y mucho más si vives en una gran ciudad, que la vida moderna no nos facilita el poder llevar una jornada sosegada con las ventajas que ello conlleva. Nos movemos con prisas, yendo siempre con el tiempo justo a todos lados, toca madrugar, sin tiempo para desayunar y casi sin peinarte coges el coche, llegas al trabajo y escuchas las órdenes del jefe, larga mañana de obligaciones, media hora para comer y vuelta al puesto. Perfectamente podría ser la rutina de un alto tanto por ciento de gente que lea este artículo. Esto afecta a nuestra salud en muchos campos, pero en lo que a las comidas se refiere, veamos cómo la simple diferencia entre comer despacio o de modo apresurado, puede perjudicar a nuestra salud.

BENEFICIOS DE COMER DESPACIO

 

  1. Aumentamos la saciedad: es decir, comeremos menos dado que sentiremos en mucho menos tiempo la sensación de llenado. La sensación de hambre será menor y las comidas no serán tan copiosas.beneficios de comer despacio¡Se acabó la gula!
  2. Nuestro estómago nos lo agradecerá: si comemos de manera acelerada, hay más probabilidad de tener hipo o producir más cantidad de gases. La lógica es sencilla, si comemos rápido, se introduce más aire en nuestro organismo, que se resentirá a la hora de la digestión. Incluso se puede producir una molestia que afecta a gran parte de la población que es el reflujo gástrico, que se produce con la subida de los jugos gástricos del estómago al esófago. Se sabe que comer acelerado empeora en gran medida este problema.
  3. Disfruta la comida, da un homenaje al gusto y al olfato: es cierto que unas comidas están más sabrosas que otras, en la variedad está el gusto. Pero, ¿no es un verdadero placer disfrutar un plato que nos guste durante más tiempo?, yo creo que sí.
  4. Consumiremos muchas menos calorías: si relacionamos este punto con el primero, el resultado es simple. Si ingerimos menos comida por saciarnos antes, meteremos a nuesro organismo un número mucho menor de calorías. Se estima que nuestro estómago, tarda sobre 20 minutos en mandar al cerebro la señal que dice que se siente lleno. Ya sabéis, en esos 20 minutos, podemos comer más o menos y quedarnos con la misma sensación de llenado.
  5. Mejor hidratados: aquellas personas que comen despacio, suelen beber más agua durante sus comidas, lo que significa mayor hidratación para nuestro cuerpo, a la vez que ayudamos a nuestro organismo a expulsar con posterioridad lo que no necesite.
  6. Aprovecha mejor los nutrientes: comer despacio sienta bien a nuestro cuerpo. Aprovecharemos mucho mejor los nutrientes de los alimentos, a la par que mejorará nuestro estado de ánimo.
  7. La digestión, comienza en la boca: el proceso de digestión comienza tan pronto introducimos los alimentos en la boca, pese a lo que muchos creen. Si comemos rápido, todo el proceso posterior se resentirá acusándolo nuestro organismo. Del mismo modo, tomar la comida y masticarla durante mayor tiempo, ayuda mucho a la digestión.

    Como veis, son muchos y variados los beneficios de comer despacio, ahora bien ¿cómo conseguimos esto que parece tan fácil pero que resulta tan complicado para el que está acostumbrado a lo contrario? Aquí os dejamos algunos consejos.

CONSEJOS PARA COMER DESPACIO

 

  1.  Programar mejor los horarios: es cierto que no siempre es fácil esta tarea. Las obligaciones mandan y sin ir más lejos, en el trabajo, a veces nos impondrán un tiempo reducido para comer. Debemos tener una rutina en lo que a programación de comidas se refiere, muchas veces habrá que tener preparada la comida del día anterior, contar con algún familiar que lo haga por nosotros, etc. El caso es tener, al menos, media hora desde que nos sentamos en la mesa hasta que nos levantamos.
  2. Prohibido saltarse las comidas: esto sólo conseguirá que cojas las comidas principales con mayor gula y te hará más complicado el poder disfrutar más despacio del plato. Aparte que supone un desequilibrio para nuestro organismo.
  3. Mastica más veces y de manera lenta: no necesitamos llevar la cuenta de las veces que debemos masticar los alimentos antes de ingerirlos, pero es fácil saber cuánbeneficios de comer lentodo debemos parar y tragar. Enviar el bolo alimenticio al estómago lo más triturado posible ayudará enormemente a tu digestión, que como dijimos antes, comienza tan pronto comenzamos a masticar.
  4. Nada de comer de pie: comer de pie nos lleva a hacerlo de manera más acelerada. Debemos sentarnos y disfrutar de la comida.
  5. La televisión, la radio, el periódico… no son buenos compañeros de comida: si comemos mientras vemos la televisión, oímos la radio o leemos el periódico por ejemplo, estaremos pendientes de otra cosa que no es la comida, con lo que no controlamos ni la velocidad ni la cantidad de alimentos que ingerimos. Hay que centrarse en la comida y siendo repetitivos, disfrutar de su sabor.
  6. Bebe agua entre bocados: nos servirá para llenarnos antes, a la par que hidratamos nuestro cuerpo y ayudamos a la digestión posterior. Haremos más lenta la comida.
  7. Usa cubiertos siempre que puedas: la verdad, tiene su gracia comer con las manos de vez en cuando y dependiendo de la comida, pero no es lo más recomendable para hacerlo despacio. Aparte otro truco, es dejar los cubiertos en la mesa entre bocado y bocado, también nos ayudará a ralentizar este glorioso momento.

    Estos son algunos de los consejos que os recomendamos para que comer sea un placer más duradero. Seguro que a vosotros se os ocurre algún otro consejo. ¡Los esperamos en los comentarios y nos ayudaremos de manera mutua!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *